¿Por qué me hice adiestrador?

Bueno como muchas personas desde que tengo memoria en mi casa ha habido perros, y si por alguna casualidad una temporada no había todo era decir “mami quiero un perro”, “papi quiero un perro” y hay que reconocerlo eso se lo decía muchas veces, hasta el punto de ser bastante pesado. Y cuando no les decía eso era que había estado leyendo en internet, en un libro en una revista una raza que me volvía loco y semanas hablándole de ellas. De hecho el primer libro que me leí de perros fue el del bóxer luego una enciclopedia y así seguí…. Hasta que un día llegaron a mi tres cachorritas recién nacidas que se habían encontrado abandonadas en la calle, dimos una a una buena familia y nos quedamos dos. Con toda nuestra buena fe nos levantábamos en casa a darles el biberón a mimarlos… y nada fueron creciendo y todo genial hasta que con un añito y medio con el celo las hembras se pelearon y no éramos capaces de sepáralas. Intentamos adiestrarlas y tampoco sirvió de mucho, intente ver el encantador de perros y hacerlo yo pero tampoco sabía hacerlo. Y por desgracia al final le tuvimos que dar una a un conocido de mi padre por miedo a que se mataran.Hasta que un día al cumplir 19 años mis padres haciendo un gran esfuerzo, ya que sabían que era lo que me apasionaba me regalaron un curso de adiestrador canino, fue empezar ese curso y otro, y luego otro sacándome seminarios, el título de instructor, aprendí a hacer de figurante y mientras la gente dice no te da miedo que te muerda, no te da miedo que te haga daño… Yo solo pienso en como lo disfruto…

Y cuando me di cuenta tenia los conocimientos necesarios, y las ganas para poner a adiestrar y modificar conductas para que la gente no tuviera los problemas que tuve yo.